Este es tu barrio

El duende fantasmal de la calle Ruiseñor

ruiseñor

En la calle que hoy lleva el hermoso nombre de ‘Ruiseñor’, justo tras el convento de San Jacinto, se vivieron noches de miedo. En la estrechez de la calle, la sombra de un hombre hacía temblar a los trianeros en el siglo XIX.

Nuestra leyenda comienza en el asalto francés a Sevilla durante los primeros años del XIX, en lo que luego sería la Guerra de la Independencia. En el enfrentamiento de aquellos años, intentando expulsar a los franceses de Triana, cayó muerto al suelo un oficial francés en una zona sin construir más allá de la Cava, actual Pagés del Corro.

Pasados aquellos años turbulentos, se construyó en la zona y nació una calle tras San Jacinto. Por las noches los vecinos veían pasar una sombra espectral, un hombre que salía de una casa y pasado el tiempo volvía a entrar. Ni exorcismos ni rezos ni procesiones pudieron evitar que aquella sombra saliera con la caída del sol, y a la calle la empezaron a llamar “del Duende”. Pasado el tiempo, y concedida una amnistía, se resolvió el misterio de la sombra: era aquel oficial francés al que daban por muerto. Una vecina caritativa lo había escondido y curado, y solo podía salir de noche para no ser descubierto.

Hasta finales del siglo XIX aquella calle no tomaría el nombre de Ruiseñor. Y dicen que aquel hombre se casó con su salvadora y pudo vivir una vida tranquila y feliz en el corazón de Triana.

R.T.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
X